1135/2016: Demanda de Piedra, Piedra de Pípila

Manuel Hernández/TUNDETECLAS.- Desde luego que llamó la atención una de las últimas declaraciones del Gobernador Yunes cuando dio a conocer otra demanda que recae sobre el ex Secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita,  y agregó que todos aquellos que hayan causado un daño patrimonial a los veracruzanos enfrentarán consecuencias legales y  que “no importa quien”; así dijo.

Ese “no importa quien” fue todo un balde de agua fría porque cuaántos empresarios no tuvieron alguna liga con Fidel Herrera Beltrán o Javier Duarte de Ochoa, “el grupo” se podría dividir en 3 partes.

Los que se fueron, simplemente salieron huyendo y viven en el extranjero y en su momento sí se les llega a requerir enfrentarán el problema legal y punto, con los mejores abogados que puedan pagar.

Dos, los que no se fueron y ahí siguen, pero han dejado de invertir y cuando antes eran “estrellitas” ahora poco salen de su casa o no se dejan ver en público, y cuando se acercan, que sí llega a darse, es notoria la incomodidad, tanto de su parte como de los gobernantes.

Y tres, los que ahí siguen como si nada tal vez no tienen la mejor relación con el Ejecutivo, pero pueden caminar tranquilos por las calles sin temor a reclamo, al menos no de escándalo.

En medio de todo lo anterior hay un hecho que figura en sosiego, además de la inseguridad, claro el duartismo el fidelismo y los diversos problemas que el Gobierno debe enfrentar de manera diaria, pero está una piedra que como losa del Pípila,  y que carga el Gobierno del Estado.

Ante el frenesí de la sucesión y cuando todavía era Fiscal Ángel Bravo, el ahora Gobernador se presentó acompañado de Jorge Winckler, actual titular de la Fiscalía, y llevaron cajas y expedientes con papeles que en notoriedad,  hasta les costaba trabajo cargar.

Esas cajas tenían la demanda que lleva por registro 1135/2016 presentada el 3 de abril de ese año, 2016, ahí se documentaron pruebas o elementos de investigación no solo en contra de ex funcionarios sino también contra miembros de la Iniciativa Privada que actuaron en cohecho, en complicidad o hasta en papel de alcahuete.

Tal demanda a partir de que llega el nuevo “dirigente” de la FGE, pasa a su control, es decir el mismo abogado que la elabora ahora es quien deberá proceder en consecuencia, por eso fue que ese “no importa quien”, realmente cimbró.

 

 

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.