Que se Joda Veracruz¡¡ el Mensaje entre Líneas de AMLO. La miel no se hizo para los burros.

Manuel Hernández/TUNDETECLAS.- El hacer cambios en un gabinete de Gobierno no es cosa rara ni debe espantar a nadie, los cambios son buenos, necesarios reza la frase, cada Gobernante habido y por haber los ha hecho, en distintas ocasiones, a cada rato, el mismo López Obrador incluso.

Anoche cuando se dio una tragedia más en el municipio de Coatzacoalcos en un bar llamado El Caballo Blanco, con un incendio atentado en donde se dieron al menos 25 muertes más de un veracruzano, el Estado entero o los que están al tanto de las noticias pensaron que ahora sí, ahora sí pudiera haber un cambio en el Gabinete de Cuitláhuac García Jiménez.

Veracruz tiene un Gobierno que decirle inepto o inútil ya es poco, es una vergüenza mundial, de cabo a rabo partiendo de la cabeza con Cuitláhuac García, pasando por el secretario de Gobierno el de Seguridad, el de Educación, ninguno merece el cargo o peor aún, tienen una historia detrás de pena ajena.

Sin embargo en Política eso no parece un error, cuando se dan cambios suele ser por rencillas políticas o porque el susodicho cambiado simplemente cometió un error imperdonable y entonces si, no la libra.

Hoy Veracruz esperaba la suya que por fin un rayo de luz iluminara al Presidente López y dejara por un lado esa prepotencia de monarca que le caracteriza, de Rey Chairo, y dijera: el Gobernador de Veracruz sale, o mínimo el Secretario de Seguridad, hasta sin avisarles porque ni eso se merecen.

Pero no. La miel no se hizo para los burros o como es? la miel no se hizo para el hocico de burro.

Cuitláhuac se queda y los otros también, por el contrario siguió la misma cantaleta de echarle la culpa a otro, al de enfrente que en este caso ha sido el Fiscal General Jorge Winckler, aquel que desde el principio lo han querido sacar del cargo sin éxito porque les recuerda al Ex Gobernador Yunes Linares; el que le decía “Viejo Loco” en público a López cada vez que podía o que la situación lo ameritaba.

Uno quisiera meterse en la mente del Presidente qué piensa? Qué hay en esa cabecita blanca y loca.

Es una balanza, Veracruz no es un pueblo tonto, tal vez una parte de la población se dejó llevar por un “efecto”, el efecto Obrador en las pasadas elecciones estatales pero hoy en día, hasta el más lerdo sabe que quienes están al frente de la administración estatal apenas y se saben amarrar las agujetas de los zapatos.

En el pecado llevan la penitencia les perjudicará a ellos mismos como partido, incluso el mismo Presidente ya no elogia a su Gobernador en público como solía hacerlo, hasta se le retira, lo trae de lejitos.

Si el Gobierno de Veracruz es tan dañino para Morena, ¿entonces por qué no hacen cambios antes de qué el daño sea irreversible?

Cuitláhuac y compañía, todos los días, ponen un granito de arena para que la gente sepa lo malos que son.

De alguna forma López Obrador piensa que les perjudica más hacer un cambio y reconocer que se equivocaron cuando apenas está empezando su proyecto, los haría ver débiles, hay costo político en ambos lados de la balanza.

Lo anterior se alimentaría con el ego y soberbia que le caracteriza al Presidente, gracias a ese ego los ratones de Palacio de Gobierno en Xalapa hacen fiesta.

Y en tanto padece el pueblo, los habitantes de Veracruz que deben digerir todos los días, la ineptitud de un Gobierno que ya hecho, no sirve por quienes lo dirigen y se dan tragedias como la de anoche en el bar Caballo Blanco, de Coatzacoalcos.

Pa acabar pronto, Qué se joda Veracruz¡, fue el mensaje entre líneas del Presidente.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.