A Los “No Fifís” También les Gusta, Reabren Isla de Enmedio; “O todos Coludos, o todos Rabones”

TUNDETECLAS.- A pesar de la polémica que se generó cuando semanas atrás un miembro del Jet set Veracruzano realizó una fiesta en la Isla Salmedina, con video, en donde se veía pisoteaban un nido de tortuguitas, hace unas horas circularon fotografías de otra fiesta o reunión, ahora en la Isla de Enmedio.

El tema genera resonancia, como se recordará aquella vez se armó todo un borlote hubo denuncia social todo mundo puso el grito en el cielo, que habría multas y hasta años de cárcel por la gente que se fue a divertir a esa fiesta porque no era solo el agraciado, sino el resto de los invitados asistentes.

Además, supuestamente cerraron la isla y no solo Salmedina sino todas las demás, hay puntos por apreciar en consideración:

1.- Que en Veracruz somos pura “llamarada de petate” todo el mundo se alborota en el acto pero al cabo de 2, 3 días ni quien se acuerde de la isla y de las tortugas al grado de que hay gente que ya sigue yendo.

2.- Que no se supo al final del día qué pasó con la mega multa que se llevó el de la primera fiesta y que muy seguramente hubo beneficiarios y no el bien común, por la fiesta.

3.- Que sale a relucir el Veracruz “clasista”, la primera vez hubo hasta protesta social  y “líderes” de tortugas que salieron al quite porque el susodicho aquel era de dinero, pero hay gente que sigue yendo consiguiendo los medios y nadie dice nada.

4.- Que hay que buscar otro santuario para tortugas marinas porque ya está visto que el de las islas no sirve o que digan la verdad, hay muchas tortugas en el mar ya no importa si algunas las pisan antes o al momento de nacer, el peligro de extinción quedó atrás.

5.- Que autoridades como Profepa y Semarnat y a las que les toque pueden tirarse a un pozo no sirven para nada en los momentos claves se las pasan por el arco del triunfo.

CONCLUSIÓN:

Veracruz tiene en su haber un paraíso no solo en tierra sino en el mar, es injusto y egoísta cerrar una isla cuando es del agrado general y es además incontrolable, cuánta gente se necesitaría para cuidarlas y viéndolo de cierta forma aunque sean bienes de la nación con todo y los posibles daños se antoja anticonstitucional, y en cuanto a las visitas ya lo dice el viejo y conocido refrán: “O todos Coludos, o todos Rabones”.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.