Hasta con “Diosito” en contra, la gran victoria de Morena en CD Mendoza demuestra que cuando el pueblo quiere nadie lo para

Manuel Hernández/TUNDETECLAS.- En el municipio central y montañoso de Ciudad Mendoza en Veracruz el partido de Regeneración Nacional, Morena, dio cátedra de que cuando el pueblo quiere, ni las mafias políticas, caciquiles, el dinero de la corrupción, estructuras de gobierno, policías, tránsito, en este caso hasta la misma Iglesia, cuando el pueblo quiere, nadie lo para.

En Ciudad Mendoza hubo una candidata que tuvo en su favor todo el apoyo que cualquier político corrupto desearía.

Ingrid Romero García de la coalición PAN, PRI, PRD, registrada por el sol azteca contra Héctor Rodríguez Cortés, del Verde, PT y Morena, al final de la jornada el segundo tuvo, en pueblo chico, una mayoría cercana a los mil votos,

Pero no fue fácil, para nada, los simpatizantes de Morena enfrentaron desde el principio todo el acoso posible en sus recorridos de campaña, hombres armados que rompían a batazos los parabrisas de los automóviles, patrullas de tránsito que amedrentaban los recorridos, la policía detenía simpatizantes Morenos, todo aquello que significara un riesgo para la candidata oficial.

Las quejas en contra de Ingrid empezaron desde el momento mismo de su registro porque sin haberse apuntado en el partido como por arte de magia su nombre apareció en las boletas del OPLE, en sus manos todo “el pinche poder” de Mendoza, como decía Fidel Herrera.

El principal apoyo que podía tener, es que la chica es sobrina política de los Reyes, es una Reyes, los caciques de la región, sobrina del arzobispo de Xalapa Hipólito Reyes Larios.

Siendo así, desde el púlpito de la iglesia, los padrecitos de la región obligados por el mandamás, invitaban al voto sesgado politizando y comprometiendo la sagrada palabra de Dios.

Y es además, también, sobrina del actual alcalde, Melitón Reyes Larios, Don Meli, la familia es como dueña o se creen dueños en componendas de la zona porque por ejemplo, también contaron con el apoyo del prominente Juan Manuel Diez Francos, del Grupo Diez, quien compitió por Orizaba en la misma Alianza.

En Orizaba a Diez Francos no le hicieron ni cosquillas por lo que todavía le alcanzaba para apoyar a sus amigos caciques de Ciudad Mendoza.

Prueba de lo anterior un camión que se volteó enviado desde Orizaba en donde las bolsas de comida traían la leyenda, “Saludos de los Reyes”.

Pero en Ciudad Mendoza hubo final feliz, el pueblo no se corrompió, no aceptó que le compraran su voto por 500 o hasta 5 mil pesos como ocurrió en algunos municipios, no cedieron al acoso de tránsito ni de los policías, no se mancharon las manos vendiendo la credencial de elector.

Demostrando así que cuando el pueblo quiere, ni el pinche poder lo para…

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.