La “revocación de mandato” de AMLO, el anuncio de una monarquía por Televisión

TUNDETECLAS.- En medio de la “madrina” que le propinaban sus adversarios lo peor de Andrés Manuel López Obrador es que no le paraba, veía la tormenta sin hincarse y por el contrario se hundía más, dejó en claro que el resto de los candidatos a la Presidencia se quedaban hasta cortos.
En medio del frenesí y del “montón” de señalamientos, López salió con otra “lindura” cuando propuso someterse a una “revocación de mandato” cada 2 años.
Quien tomó de inmediato la idea para contrarrestarla fue el candidato del PRI, José Antonio Meade, diciendo que era otra barbaridad, cuestionando el hartazgo al mexicano si ya de por sí cada 6 años se le somete a un tedioso proceso de elecciones.
Sin embargo, Obrador no estaba hablando de un “revocación de mandato” como tal, sino más bien sonó a una “reelección bianual”, sin que especificara en ese momento a qué lapso de tiempo.
¿Por qué?
Se interpreta más a una reelección por lo que dijo a continuación: “imagínense cuánto nos ahorraríamos en el proceso electoral”.
La única manera de que un proceso electoral a como se realiza actualmente en México salga más barato que uno cada dos años es eliminándolo, esa es una, pero a la par, tomemos en cuenta cuáles son los procesos de elección democráticos, con voto libre y secreto que existen en México.
No hay, otras figuras de elección en la Constitución mexicana que incluya el voto ciudadano no son procedimientos iguales a la forma en la que se eligen actualmente los gobernantes.
Existe la figura de “Consulta Ciudadana”:
“La Subsecretaría de Telecomunicaciones ha definido como mecanismo a utilizar para invitar a las personas a participar de la primera Consulta Ciudadana la Ventanilla Virtual de Opinión, dispositivo que pone a disposición de la ciudadanía un documento para difundir, compartir y promover el debate, recabando las opiniones que los ciudadanos tengan sobre un tema en específico”.
La consulta ciudadana recaba opiniones de forma virtual, individuales, y luego las lleva a un panel de discusión.
Otro método sería el plebiscito:
“Actualmente en México no existe una ley de participación ciudadana a nivel federal o algún otro ordenamiento que la regule; sin embargo, a nivel local, existen estados que ya cuentan con el plebiscito, el referéndum y otros mecanismos de participación debidamente reglamentados”.
Lo que propuso AMLO como él mismo lo dijo significaría no una reforma a la constitución sino un cambio radical al espíritu de la Constitución que nos rige.
Algo así como agarrar el libro y aumentarle unas páginas o una lista de incisos sin tomar en cuenta lo que dicen las otras hojas.
De qué manera saldría más barato ese ejercicio de cada 2 años que aún no se sabe como lo quiere hacer López Obrador, la única forma es que sea más informal que el actual que de por sí, ya está en el escrutinio sobre su legalidad.
Solo que lo quiera hacer con papelitos y echándolos a cajas de huevo.
No propuso qué evalúen su gobierno cada dos años de un período de 6 sino que lo voten cada 2 años para refrendarlo o no, y en un proceso barato, informal, y con la Constitución modificada, ¿por cuánto tiempo?

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.