La Torre Centro es del Alcalde, involucrados La Parroquia y el Notiver

Manuel Hernández/TUNDETECLAS.- La famosa “Torre Centro” que se construye en el corazón del Puerto de Veracruz es propiedad del alcalde suplente de este municipio, Arquitecto, Carlos Ramos de La Medina, consta en documentación fidedigna.

La construcción en polémica se hizo famosa a nivel nacional cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador recomendó en su entrevista “Mañanera” que “la rebanaran”, al considerarla un adefesio o concepto parecido, que como era posible se haya autorizado eso, dijo, y ardió Troya en Veracruz.

El alcalde Fernando Yunes de inmediato salió a defender la torre que “oficialmente” es propiedad de su suplente y dijo que había sido el INAH quien autorizó la obra, o sea el Gobierno Federal, pero al mismo tiempo acrecentó el sospechosismo al defenderla a capa y espada.

Y es que esta torre significa mucho.

Tras lo ocurrido con AMLO y el alcalde porteño, el INAH reviró en un comunicado y dijo que ellos tampoco fueron, nunca en la vida en su ventanilla les presentaron solicitud para hacer los trabajos.

Pero ahora trasciende, todo ello documentado, que los permisos iniciaron desde que estaba Manolo Ruiz Falcón de director del Centro Histórico y Miguel Ángel Yunes Linares de Gobernador, o sea en las pasadas administraciones, y desde ese entonces traían permiso.

En noviembre de 2018, veinte días antes de que tomara protesta Cuitláhuac García sale el documento de la Sedema donde se asegura que la Torre Centro “no requiere Estudio de Impacto Ambiental”. Tremendo edificio y “no necesita” de ese análisis.

Ahora bien, el mismo Estado que en ese momento representaba el padre del actual munícipe, especificó que el no requerir el estudio de impacto ambiental no significaba una licencia de construcción, esa la otorga el Municipio, y en este caso del Ayuntamiento en donde el propietario es Alcalde suplente.

Y otra, el recibo del pago del agua está a nombre de Ricardo Fernández Rivero, con esto también estaría involucrado el restaurante La Parroquia que es vecino de la torre y por ende el periódico Notiver, propiedad del empresario Alfonso Salces Fernández, quien defiende los pisos como si estuvieran rellenando el mar o tirando una iglesia.

La justificación legal de la Torre es que se encuentra en el Fraccionamiento Faros y esa parte no está considerada, por una calle o metros pero no tiene edificios coloniales de centro histórico, con excepción de que muy cerca se encuentra el faro Venustiano Carranza, pero en dado caso el Hotel Emporio también rebasa la altura, está junto y lleva muchos años ahí...

En este orden de ideas presentado es muy claro lo que ocurrió, usaron argucias legales para aprobar, en la rayita, una obra ilegal que a todas luces representa corrupción y tráfico de influencias, pero el Arquitecto se emocionó y excedió la altura porque además son muchos dueños y todos quieren una rebanada de su corrupto pastel, aunque se embarren los dedos, la mano, la boca y los brazos.

Vieron permisos y dijeron, “ahora es cuando”, y no la hicieron más alta porque no pudieron. López Obrador puso el dedo en la llaga.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.