Sergio Pitol, poblano, creció en Potrero, lo arropó el mundo y Xalapa

Manuel Hernández/TUNDETECLAS.- Hoy por la mañana en Xalapa alrededor de las 8:50 de la mañana falleció el escritor, diplomático y traductor Sergio Pitol, quien fue galardonado con el premio Cervantes en 2005. Murió en Xalapa ciudad que lo arropó, aunque es nacido en Puebla se le consideraba veracruzano porque a los 4 años llega a Veracruz.

Pitol llega de niño al morir su madre al municipio de Potrero, una lugar que hasta la fecha se mantiene debido al Ingenio, vivía en una casa grande con su abuela pero el pueblo no llegaba a los  mil habitantes, es su abuela una gran inspiración en su vida, es quien  lo forma.

La noticia de su muerte atrapó los principales rotativos que incluyen habla hispana y agencias que distribuyen noticias a todo el mundo como EFE.

Fue traductor, diplomático, viajero, promotor de la literatura universal y autor de obras traducidas al italiano, ruso, inglés, húngaro, chino, polaco y árabe.

Desde hace un par de años aproximadamente Pitol convalecía, víctima de una enfermedad que lo mantuvo en cama y prácticamente aislado del mundo exterior, irónicamente como fueron sus primeros años de vida.

Pitol nace un 18 de marzo en Puebla en 1933 a los 4 años muere su madre y contrae paludismo, criado por su abuela le orienta en la pasión por la lectura, pero debido a su enfermedad prácticamente se mantiene aislado del mundo real hasta los 12 años.

Sin embargo ese aislamiento lo sobrellavaba con la lectura, desde muy niño comenzó a leer e  Verne, Stevenson, Dickens y a los doce años ya había terminado Guerra y Paz.

A los diecisiete años ya estaba familiarizado con Proust, Faulkner, Thomas Mann, Virgina Woolf, Kafka, Neruda, Borges, los poetas del grupo Contemporáneos, mexicanos, los de la generación del 27 y los clásicos españoles.

Todos los veranos solía ir con su abuela y su hermano a un balneario a tomar aguas minerales, aunque nunca llegó a experimentar una gran mejoría.

Fue su abuela una figura importante en su vida, pues además de hacerse cargo de su educación, le sirvió de modelo y referente a la hora de iniciarse en la literatura, ya que pasaba la mayor parte del día leyendo novelas, sobre todo las de Tolstoi, su autor preferido.

A los dieciséis años llegó a la Ciudad de México para estudiar en la Universidad y encontró su vocación verdadera, su camino hacia la literatura, en la Facultad de Derecho, influyéndole notablemente su maestro Don Manuel Martínez Pedroso, catedrático de Teoría del Estado y Derecho Internacional.

Dijo de él que “Don Manuel fue una de las personas más sabias que he conocido”.

Se licenció en derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México, y ha sido titular de esa carrera en su alma máter, en la Universidad Veracruzana de Xalapa y en la Universidad de Bristol.

Fue miembro del Servicio Exterior mexicano desde 1960, para el que ha trabajado como agregado cultural en París, Varsovia, Budapest, Moscú y Praga.

Su paso por Moscú​ afianzó en él su afición por la literatura rusa en general y por Antón Chéjov en particular.

Además residió en Roma, Pekín y Barcelona por motivos de estudio y trabajo. En esta última ciudad vivió entre 1969 y 1972 traduciendo para varias editoriales, entre ellas Seix Barral, Tusquets y Anagrama (la cual publica sus obras en España).

Vivió en Xalapa hasta el día de su muerte, descanse en paz, Sergio Pitol.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.